sábado, 16 de enero de 2021

Cántico


La paz hizo su nido 
en el verdor cómplice de esas hierbas.
Ese día, plantó su semilla
en un pecho que aún late.

Sol en la piel ajada de mis manos.
El resplandor aromado de tus hombros.
Y estaba aquel regazo florido,
aquella tibieza mansa,
el silbido del silencio entre los álamos
hasta el atardecer.

Había solo un ave,
rítmica, amorosamente lejana. 
Todo sigue allí.
Y nosotros.
Tu alegría ha detenido el tiempo. 




viernes, 15 de enero de 2021

Zambita azul


(Aire de zamba)

Permiso, dejo esta zamba
por si te sirve de abrigo.
Que te la canten zorzales
que la cantaron conmigo.

Nació de un río que canta
a la orilla del camino.
Orilla azul de tu cielo,
si está floreciendo el lino.

En el árbol de tu sombra
hay un zorzal de testigo:
sabe que es tuya esta zamba
porque soy pan de tu trigo.





Coplas tuyas

 

(Yo te regalo mis coplas,
y es que otra cosa no sé.)


Si tiene el alma en astillas
de saberse enamorado,
aquel que se sabe amado
lo dice en coplas sencillas.

¿Por qué necesitaría
otra voz para cantarte?
Tengo esta voz para amarte,
con otra voz no querría.




jueves, 14 de enero de 2021

Pisas la tierra


Llevo en la mano un ramo de jazmines
que te daré en la puerta de tu casa.

Los até torpemente con la cinta azul 
que me diste a la orilla del arroyo,
el día del paseo interminable;
la tarde te iluminaba
y aquel vaivén de juncos serenaba el ardor del día.

Entonces me darás, creo, el pañuelo bordado 
con las letras oscuras de mi nombre.
Yo lo espero.
Lo prometiste entre requiebros y bromas
cuando entraba la noche, 
sobre el puente.

Y una vez y otra vez,
veo vagar tu amor por todas las cosas.

Llena el derredor y los objetos, 
acaricia la opacidad de los pocillos,
endulza el firmamento.
Acomodas el mantel y se estremece,
el aire teme lastimar;
y si traes la jarra del agua
parece una ofrenda de una vestal sencilla.

La delicada ofrenda,
la discreción de un beso inocente 
cuando el agua corre de tus manos sensuales y tiernas.

Pero, en medio de la inmensidad del mundo,
nada hay más real,
nada conmueve más
que el gesto seguro y amoroso de tu pie
cuando, viniendo a mí con una sonrisa,
pisas la tierra.






miércoles, 13 de enero de 2021

Alegría

 

Ya no tendremos que vadear la muerte
ni navegar las aguas del olvido
ni bogar las memorias luminosas.
Nos basta la presencia verdadera,
en una eternidad que nos cobija
hora tras hora en este valle umbroso.
Estamos de este lado del instante
y en carne y hueso andamos sin distancias, 
mientras el tiempo se devora el mundo.
No hay más espacio que esta primavera
ni más destino que seguir tu paso
ni alegría mayor que tus palabras.
Ya atardeciendo, me han donado el gozo
de conocer la cifra de tu nombre.




martes, 12 de enero de 2021

Placidez


¿Por qué no cuenta la aridez del mundo
en esta madrugada sigilosa?
Mi corazón, al ritmo de tu pecho,
se abraza a la tersura que lo abraza
cuando tus ojos me hablan en oleajes,
libres del tiempo, en un lugar seguro.
Son hondas las entrañas amorosas,
silencios en un éxtasis de hondura.
¿Por qué no cuenta la aridez del mundo,
la soledad que en las derrotas hiere  
o el injusto aguijón del desamparo?
Será este instante alado interminable
que tus manos modelan melodiosas
y es esta placidez que todo aquieta.



 

lunes, 11 de enero de 2021

Luna


Anoche, ay mi fortuna,
apenas lució la luna.
Y tanto te vi lucir.

Ah, noche amada de enero.
Me dijiste "yo te quiero...",
y yo te lo oí decir.

Nací con luna menguante.
Naciste en luna creciente.
Y con el cielo en tu frente
radiante.


 

domingo, 10 de enero de 2021

Verdad


Mar hondo de vino claro,
rubor feliz navegante
color de malva y fragante,
éxtasis, cuenco y amparo,
miel, hondura y claridad,

Todo en tu voz es verdad.



sábado, 9 de enero de 2021

tu mano


tu mano, el aguacero
sobre el espejo de los adoquines
tu mano en la camisa,
azul como el silencio y gris de lluvia
tu mano sin la sombra
de la madera de un portal oscuro
tu mano, la llovizna
erizando las hebras de tu pelo
tu mano, compañera
finísima, de nácar, perfumada
tu mano, bajo el tilo
al borde de la noche nebulosa
tu mano en tu vestido y en las flores
de tu vestido, que tu mano alisa,
brotan estrellas húmedas que ciegan
con la luz amorosa de tu mano.


 


viernes, 8 de enero de 2021

Madrigal


Amaneció cantando un color nuevo
y se anudó a las ramas de mis brazos;
y allí lo llevo.

Dibuja cuerda y alma y en dos trazos
me ata y se florece y me conmuevo,
flor en sus lazos.

Y tu agua manantial, frescor reciente,
viene brotando en mí, cuando te asomas,
desde tu fuente.

Canta en el aire, sueña y pinta aromas
y arrulla lluvias finas tibiamente,
como palomas.